No es necesaria la presencia de un trastorno para acudir al psicólogo. Un especialista puede ayudarte a sacar el mayor partido de ti mismo, ayudarte a conocerte mejor, a potenciar tus habilidades, descubrir qué te hace feliz, crear expectativas concretas y ayudarte a alcanzarlas. A veces nos sentimos desorientados, estancados, sin rumbo… no te preocupes, esto le sucede a todos los seres humanos y no tenemos que tener miedo o vergüenza a reconocerlo, este puede ser un gran momento para pedir ayuda y comenzar a trabajar en ello.