Las fobias son una respuesta en forma de ansiedad ante miedos irracionales (un avión, un perro, una aguja…) que impiden a la persona exponerse al estímulo en cuestión, con mayor o menor repercusión en su vida según qué sea aquello que teme y qué circunstancia tenga. Es decir, tener fobia a volar repercute de manera diferente a un ejecutivo que por su trabajo tiene que coger un avión con relativa frecuencia que a otra persona que pueda evitar este medio de transporte. El miedo a volar, a ciertos animales, a conducir, o por ejemplo, al dentista, son lo que llamamos fobias simples, pero existen otras, las complejas, que incapacitan aún más la vida diaria de la persona que las padece.

Por ejemplo la fobia social, caracterizada por el pánico a ser juzgado, a enfrentarse a un grupo numeroso de personas desconocidas o a hablar en público, presentando taquicardia, tensión muscular, malestar gastrointestinal, sudoración, náuseas, sequedad de la boca, confusión y desorientación, escalofríos y sensación de falta de aire las cuales hacen que el individuo evite toda situación social, aislándose cada vez más.

Otra fobia muy común e incapacitante es la agorafobia, con la cual el paciente evita lugares públicos y teme estar fuera de casa, donde no pueda tener el control total de la situación. Por ejemplo, evitará los teatros, cines, supermercados, medios de transporte…

Una de las técnicas más eficaces actualmente para esta problemática es la Realidad Virtual, donde puedes exponerte poco a poco, y de una manera totalmente segura, junto a tu psicólogo a aquello que tanto temes. En Psicoinnova contamos con expertos en Realidad Virtual que pueden ayudarte a superarlo.