Incapacidad para controlar los impulsos que nos llevan a jugar y/o apostar, lo que repercute gravemente personal y socialmente. Apuestas deportivas, juegos por Internet, casas de apuestas, loterías, casinos… Cada vez es más sencillo apostar, por eso, la ludopatía se da cada vez en edades más tempranas. Si te sientes inquieto y nervioso cuando intentas no jugar, te apoyas en el juego para olvidarte por un momento de los problemas, cada vez apuestas más cantidades de dinero, llegando incluso a pedir préstamos o engañar a tus familiares o amigos para conseguir más dinero, mientes sobre la cantidad de dinero y tiempo que dedicas a las apuestas, crees que la suerte se pondrá de tu lado antes o después y de esa manera te imaginas ganando grandes cantidades de dinero o no jugar te genera sensación de nerviosismo, consulta con un especialista, la ludopatía, como cualquier adicción, puede ser tratada y cuanto antes mejor. Normalmente este problema es percibido por los familiares antes que por el propio paciente, así que si es tu caso, contacta con un especialista, que la red social del afectado esté informada y sepa cómo actuar es el primer paso para su recuperación.