Trastorno Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH)

El TDAH se está convirtiendo en un trastorno muy común entre los pequeños de la casa, este no es lugar para entrar a valorar si actualmente existe un sobrediagnóstico del mismo, lo que sí es cierto, es que los padres coinciden con prácticamente el mismo discurso: “parece actuar de manera impulsiva, sin tener en cuenta las consecuencias, sin control, sin seguir las normas aunque se las hayamos repetido muchas veces, no escucha, no se fija en lo que está haciendo, está inquieto todo el tiempo, no regula la duración de las tareas, puede estar media hora lavándose los dientes o querer acabar los deberes en cinco minutos, vive muy intensamente tanto las emociones positivas como las negativas. Se frustra rápidamente cuando algo no le sale bien pero siente una inmensa alegría cuando descubre algo nuevo”

El TDAH existe y tanto el afectado como los que viven con él lo sufren, modificando el día a día de la familia y generando un gran estrés a los adultos. Si te has sentido identificado con los síntomas que hemos descrito contacta con nosotros, en Psicoinnova estamos especializados en este trastorno y podemos ayudarte.

Problemas de conducta

A veces los más pequeños de la casa se transforman en rebeldes, autoritarios, desobedientes… En algunas ocasiones han sido así de siempre y en otras parece que han cambiado de la noche a la mañana. Empezamos a no saber cómo actuar y la situación se vuelve cada vez más insostenible. Pregúntenos, los problemas de conducta son muy comunes y cuanto antes se trabajen mejor y más rápido se solucionarán.

Orientación académica

La orientación académica es algo más que ayudar al adolescente a elegir qué estudiar. Se basa en un proceso de autoconocimiento, entrenamiento en la toma de decisiones, apoyo en la transición a la vida adulta… Es una etapa complicada tanto para el adolescente como para las personas que le rodean, llena de cambios personales, situacionales, hormonales… que en ocasiones superan tanto al joven como a sus familiares.

Problemas de conducta en la adolescencia

La adolescencia es una etapa muy complicada. No solo cambiamos físicamente, también lo hace nuestro cerebro, lo que desencadena muchas emociones a veces incontrolables. En esta etapa pueden desencadenarse problemas de ansiedad, agresividad, confrontación excesiva, manías y obsesiones, depresión, problemas alimentarios, adicciones… Todo ello suele empeorar la relación familiar y preocupar a los padres. Si tu hijo miente, es agresivo, parece estar siempre triste o preocupado, apático, contesta mal, no se preocupa por sus obligaciones (deja de estudiar o no busca trabajo), no cuenta nada pero parece estar siempre enfadado o simplemente notas conductas que encuentras preocupantes contáctanos. La adolescencia es una etapa complicada que puede ser muy bonita pero con la que hay que tener especial cuidado.