Terapia Cognitivo-conductual

Es la terapia más utilizada y con más evidencia empírica para tratar diferentes trastornos como depresión, ansiedad, fobias y trastornos obsesivos compulsivos, entre otros.

 

La terapia cognitivo-conductual tiene como objetivo identificar pensamientos no adecuados o dañinos del paciente que están perturbando sus emociones y, por tanto, en su comportamiento. Además, te entrenarás en la adquisición, modificación y pérdida de ciertas conductas que tienen efectos negativos sobre ti.

 

La TCC (Terapia Cognitivo-Conductual) se centra en el problema presente y no tanto en la raíz en el pasado.

 

Dentro de este enfoque cognitivo-conductual hay muchas técnicas que tu psicólogo irá utilizando en función de las necesidades.

¿Cómo se desarrolla una sesión de TCC (Terapia Cognitivo-Conductual)?

 

  • Lo primero de todo evaluaremos el problema que te preocupa. La evaluación suele durar de 1 a 3 sesiones.

 

  • Con ayuda del terapeuta, decidirás cuáles son tus objetivos a corto, medio y largo plazo.

 

  • Entenderás por qué se mantiene aquello que te está haciendo daño, por ejemplo, si estás triste y nos sabes bien por qué, llegarás a entender que quizá hay un pensamiento que te está diciendo que “no te mereces ser feliz” o que “no eres lo suficientemente válido”, y eso te genera esta emoción.  Además, identificaremos qué comportamientos hacen que esa emoción se mantenga en el tiempo.

 

  • Normalmente, se pondrán tareas o pequeños cambios que irás introduciendo en tu día a día y que serán revisados en la siguiente sesión.
Abrir chat
Powered by