EMDR

Cuyas siglas en español significan Desensibilización y Reprocesamiento por  Movimientos Oculares. Está avalada por la Organización Mundial de la Salud.

 

A grandes rasgos, este método trata de dar forma a aquellos eventos de tu pasado que por diferentes motivos no fuiste capaz de gestionar. Mediante la estimulación de tu parte izquierda y derecha del cuerpo (ya sea por movimiento ocular, estimulación auditiva o por pequeños golpecitos), conseguimos llegar al hecho concreto, procesarlo y darle sentido, quitándole toda la carga emocional negativa y logrando los resultados deseados para el presente.

 

A veces diferentes eventos traumáticos (acoso escolar, maltrato, abuso sexual, un accidente, un duelo…) dejan huella en nosotros en forma de miedo, baja autoestima, inseguridades, pensamientos limitantes sobre ti mismo del tipo: “no soy capaz”, “no valgo nada”, “no me lo merezco”. A la larga puede derivar en otros trastornos como depresión, ansiedad, ataques de pánico… Por ello, es importante trabajar esos recuerdos y volverlos más sanos, darles significado. No se trata de olvidar, sino de procesar, de encontrar por qué nos produce esa emoción o pensamiento, de aceptar  y entender nuestro pasado.

 

El EMDR, unido a otras técnicas terapéuticas, resulta un método muy rápido y eficaz para trabajar diferentes trastornos psicológicos.

¿Cómo es una sesión de EMDR?

 

Para empezar, con ayuda de tu terapeuta, buscarás ese recuerdo o recuerdos que estén afectando a tu presente. Aquí diferenciaremos entre lo que conocemos como T (un solo evento pero muy intenso) o t (varios eventos menos intensos pero que juntos nos han causado dolor). Un ejemplo de T sería un accidente de tráfico, un ejemplo de t serían comentarios de menosprecio por parte de tu madre cuando eras pequeño. A veces, reconocerás los síntomas, como el pensamiento “creo que no soy válido”, pero no serás capaz de identificar qué eventos han podido influir en ello. No pasa nada, con ayuda de tu psicólogo llegaréis a ello.

 

Una vez hecho esto, se elegirá una manera de estimulación bilateral. Puede realizarse mediante lo que conocemos como Tapping (pequeños golpecitos en ambas partes del cuerpo), alternancia de sonidos o mediante movimientos oculares rápidos (mientras sigues los dedos de tu terapeuta que se mueven de un lado a otro).

 

De alguna manera buscamos qué recuerdos están conectados a un determinado pensamiento o emoción, para que se conviertan en uno más sano y adaptativo.

Abrir chat
Powered by